BDB TSJ País Vasco 41621/2001
Fecha: 13 de noviembre de 2001
Órgano: Tribunal Superior de Justicia de País Vasco
Sala: Sala de lo Social
Ponente: PABLO SESMA DE LUIS
Sentencia: 2799 / 2001
Recurso: no disponible
Rollo: 2227 / 2001
Resumen:
Accidente de tráfico de actora cuando se dirigía a trabajo. Obtiene sentencia estimatoria considerando que su accidente es laboral y por tanto, los períodos de incapacidad temporal se derivan de accidente de trabajo. La controversia se centra en la imputación de responsabilidad en el pago de la prestación por incapacidad temporal, habiendo cubierto tal contingencia dos mutuas diferentes en los dos períodos en que la trabajadora demandante permaneció en esa situación. La fecha del accidente es la única que cuenta porque éste es el riesgo asegurado, y por lo tanto es la fecha de producción del accidente la que determina la aseguradora, aunque el efecto dañoso aparezca con posterioridad.

En la Villa de Bilbao, a 13 de Noviembre de 2001.

La Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Autónoma del Pais Vasco, formada por los Iltmos. Sres. D. PABLO SESMA DE LUIS, Presidente en funciones, D. MODESTO IRURETAGOYENA ITURRI y Dª. MARIA JOSE HERNANDEZ VITORIA, Magistrados, ha pronunciado EN NOMBRE DEL REY la siguiente

S E N T E N C I A

En el recurso de Suplicación interpuesto por la Mutua FREMAP contra la sentencia del Juzgado de lo Social Nº 2 de Guipúzcoa de fecha diecisiete de Abril de Dos mil uno, dictada en proceso sobre accidente de trabajo (AEL), y entablado por Dª. M.P.R.S.M. frente a las Mutuas Ibermutuamur y Fremap, el servicio vasco de Salud/Osakidetza, el Instituto Nacional de la Seguridad Social, la Tesorería General de la Seguridad Social, y las empresas Integral de Tratamientos de Seguridad, S.A. y Garda servicios de Seguridad, S.A., es Ponente el Iltmo. Sr. Magistrado D. PABLO SESMA DE LUIS, quien expresa el criterio de la Sala.

Antecedentes de Hecho

PRIMERO.- La única instancia del proceso en curso se inició por demanda y terminó por sentencia, cuya relación de hechos probados es la siguiente:

1º.- La demandante es vigilante de seguridad desde el 3-3-98. Nació el 22-7-74 y su número de afiliación al Régimen General de la Seguridad Social es el XXX.

El 7-1-99 cuando se dirigía en coche a trabajar sufrió un accidente de tráfico con diagnóstico de esguince cervico-dorsal y lumbar.

Fruto de ello fue dada de baja desde el mismo 7-1-99 hasta el 31-5-99, con dos recaídas del 19-7-99 al 1-8-99 y 29-11-99 hasta el 5-12-99.

2º.- El 13-3-00 la demandante inició nuevo periodo de baja por depresión que finaliza el 30-4-00.

3º.- El 6-8-00 la demandante fue dada de baja de nuevo por depresión intento de suicidio, situación en la que todavía permanece.

4º.- La demandante padece dolores cervicales.

5º.- La demandante está diagnosticada de trastorno depresivo reactivo prolongado.

6º.- La Mutua Ibermutua ha cubierto a la empresa Integral de Tratamientos de Seguridad S.A. desde el 1-1-99 hasta el 30-4-00, en lo que atañe a accidentes laborales.

La Mutua Fremap cubre (asegura) a la empresa Garda Servicios de seguridad desde el 1-5-00, en lo que se refiere a accidentes laborales.

7°-.- La base reguladora asciende a 117.000 pts.

8º.- La demandante tiene problemas de tipo laboral.

SEGUNDO.- La parte dispositiva de la Sentencia de instancia dice:

Que estimando la demanda interpuesta por doña M.P.R.S.M. contra las Mutuas Fremap, Ibermutua, Osakidetza, Garda Servicios de Seguridad S.A., Integral de Tratamientos de Seguridad S.A., INSS y TGSS, declaro que los dos periodos de incapacidad temporal protagonizados por la demandante (13-3-00 a 30-4-00 y 6-8-00 en adelante) se derivan de accidente de trabajo, con el consiguiente derecho de la demandante de obtener la debida asistencia sanitaria y prestaciones de incapacidad temporal durante estos periodos.

A su vez, se condena a Ibermutua a que asuma las prestaciones de incapacidad temporal y asistencia sanitaria que precise la demandante durante el periodo del 13-3-00 al 30-4-00.

Así mismo, se condena a Fremap a que asuma las prestaciones de incapacidad temporal y asistencia sanitaria que requiera la demandante desde el 6-8-00 hasta el alta correspondiente.

Se absuelve al resto de co-demandadas de la reclamación de la demandante.

TERCERO.- Frente a dicha resolución se interpuso el recurso de Suplicación ya reseñado, que fue impugnado por dos de las partes recurridas.

Fundamentos de Derecho

UNICO.- La controversia se centra en la imputación de responsabilidad en el pago de la prestación por incapacidad temporal, habiendo cubierto tal contingencia derivada de accidente de trabajo dos mutuas diferentes en los dos periodos en que la trabajadora demandante permaneció en aquella situación.

Conviene reseñar lo que sobre esta cuestión ha manifestado el Tribunal Supremo en la sentencia de 11 de Julio de 2001 la noción de hecho causante, que es fundamental para determinar el momento en que ha de entenderse causada la prestación a efectos de derecho transitorio o para fijar el nacimiento de una situación protegida en aquellos casos en los que los distintos efectos del accidente se despliegan de forma sucesiva (incapacidad temporal, incapacidad permanente o muerte), no sirven para determinar la entidad responsable de las secuelas que derivan del accidente de trabajo, pues a estos efectos la fecha del accidente es la única que cuenta porque éste es el riesgo asegurado, y por lo tanto es la fecha de producción del accidente la que determina la aseguradora, aunque el efecto dañoso (la incapacidad o la muerte) aparezca con posterioridad.

Esta doctrina ya aparece especificada en la sentencia del Tribunal Supremo de 1 de Febrero de 2000, en la que se concretó la necesidad de revisar la doctrina que hasta entonces había mantenido la Sala Cuarta.

Y añade más adelante la sentencia primeramente citada: la protección se otorga por la entidad gestora o colaboradora que tuviera establecida la cobertura en el momento del accidente (art. 126.1 de la Ley General de la Seguridad Social, en relación con los arts. 5 y 6 de la orden Ministerial de 13 de Febrero de 1967, 25 de la Orden Ministerial de 15 de Abril de 1969, y 30 y 31 de la Orden Ministerial de 13 de Febrero de 1967), aunque se manifiesten con posterioridad.

La Mutua Fremap sostiene en su recurso que no se le puede imputar responsabilidad alguna, por dos razones. La primera, porque sólo habría de responder por la diferencia de base reguladora respecto a la vigente durante el primer periodo controvertido de incapacidad temporal, durante el que la cobertura corría a cargo de la Mutua Ibermutua; siendo lo cierto que en uno y otro periodo la base fue idéntica. La segunda, porque entre el alta del primer periodo de incapacidad temporal y el inicio del segundo periodo medio menos de seis meses de actividad laboral, lo que implica que el segundo periodo fue una recaída o reanudación del primero, pero no técnicamente un nuevo periodo de incapacidad.

Estos argumentos, como es sabido, nunca han tenido respaldo normativo, pero sí el amparo jurisprudencial, del que el recurso de la Mutua contiene una cumplida reseña de resoluciones que exponen aquella tesis, hoy pretérita. El éxito del recurso, no obstante, ha de asentarse en la nueva doctrina jurisprudencial reseñada.

Fallo

Que estimando el recurso de Suplicación interpuesto por la Mutua Fremap frente a la sentencia de 17 de Abril de 2001 dictada por el Juzgado de lo Social nº 2 de Guipúzcoa en procedimiento sobre accidente de trabajo, instado por M.P.R.S.M. contra la recurrente, el Instituto Nacional de la Seguridad Social, la Tesorería General de la Seguridad Social, Mutua Ibermutua, el Servicio Vasco de Salud, Garda Servicios de Seguridad S.A. e Integral de Tratamientos de Seguridad S.A., debemos revocar y revocamos la resolución impugnada en el sentido de condenar únicamente a la Mutua Ibermutua respecto a los derechos reconocidos a la demandante en el presente procedimiento.

Notifíquese esta sentencia a las partes y al Ministerio Fiscal.

Una vez firme lo acordado, devuélvanse las actuaciones al Juzgado de lo Social de origen para el oportuno cumplimiento.

Así, por esta nuestra Sentencia, definitivamente juzgado, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

PUBLICACION: Leída y publicada fue la anterior sentencia en el mismo día de su fecha por el Iltmo. Sr. Magistrado Ponente que la suscribe, en la Sala de Audiencias de este Tribunal. Doy fe.