BDB JM 16866/2006
Fecha: 28 de noviembre de 2006
Órgano: Juzgado de lo Mercantil
Sala: No disponible, Sección 1
Ponente: ENRIQUE SANJUAN MUÑOZ
Auto: no disponible
Recurso: 1941 / 2006
Rollo: 19417 / 2006
Resumen:
Inadmisión de recurso de apelación. Impugnación de inventario en concurso de acreedores realizado fuera de plazo. Aplicación del art. 194.2 LC. En el presente supuesto puesto que no se trata de ni de una cuestión impertinente dado que se presenta impugnación de inventario y es el transcurso del tiempo prescriptivo para interponerlo el que se toma en cuenta, ni carece de entidad suficiente. Como mucho podría considerarse que el trámite de darle el curso que corresponda, por entender cualquiera de dichos supuestos, es precisamente el de protesta (artículo 197 LC) para su tramitación con la apelación principal y no otro. La ley quiere que ante la firmeza del informe de la administración concursal que fija definitivamente los créditos y la masa activa no quede indeterminada dicha situación y por ello establece plazos perentorios.

En Málaga, a veintiocho de noviembre de dos mil seis.

ANTECEDENTES DE HECHO

UNICO: Se recurre el auto de 6 de octubre de 2006 que inadmite el recurso de apelación, previo a queja. Dado traslado a las contrarias no han alegado nada.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO: Son diferentes los argumentos y preceptos que se dicen infringidos en interpretación de los artículos 95, 96, 194.2 y 197 de la Ley Concursal .

SEGUNDO: Señalaba la resolución hoy recurrida que no es aplicable, como señala, la impugnante, el referido artículo 194.2 en relación al artículo 197.1 LC teniendo en cuenta que la impugnación del informe tiene un trámite específico.

La reciente resolución de la Audiencia Provincial de Málaga de 31 de octubre de 2006 en Auto número 324/096, Rollo 973/06 , estima una cuestión sustancialmente idéntica a la planteada por la hoy recurrente entendiendo que es aplicable el régimen del artículo 194.2 LC interpretanddo que el juez debe darle trámite conforme al artículo 194 LC e incluyendo en estos supuestos la inadmisión a trámite.

TERCERO: Aún a pesar de dicha resolución y de los alegatos de la parte no es posible acoger la interpretación dada por la recurrente en correcta interpretación de la Ley Concursal y ello no supone indefensión a ninguna de las partes.Señala la exposición de motivos de la Ley de Enjuiciamiento Civil de 2000 , tratando el tema de la reducción de plazos y recursos, que para atender a ello se parte de que no se prescinde de cuanto es razonable prever como lógica y justificada manifestación de la contienda entre las partes y para que, a la vez, el momento procesal de dictar sentencia esté debidamente preparado. El derecho a los recursos en cuanto a la tutela judicial efectiva no opera, en relación al principio " pro actione" con igual intensidad ( Sentencia del Tribunal Constitucional 37/95 ) que el acceso a la jurisdicción, aunque integre , aquél, el propio derecho de tutela judicial reconocido en el artículo 24.1 de la Constitución Española ( SSTC 124/1984,145/1986,154/1987,78/1988 y 201/1989 , entre otras). Pero ello no obliga al legislador a establecer siempre y en todo caso un sistema de doble instancia o de necesarios recursos frente a resoluciones interlocutorias (así ha de interpretarse constitucionalmente conforme a la Sentencia del Tribunal Constitucional de 27 de mayo de 1983 ) siempre que el proceso determine una garantía de tutela judicial efectiva.

CUARTO: La existencia de dos preceptos que señalan ( artícuylos 95 y 96 LC) dos sistemas de notificación no empece al contenido literal de la Ley. El artículo 96 LC es claro: dentro del plazo de diez días a contar desde la comunicación a que se refiere el apartado 2 del artículo anterior podrá impugnarse el inventario y la lista de acreedores. El apartado segundo anterior nos dice que se comunicará conforme a lo dispuesto en el artículo 23 y se publicará en el tablón de anuncios del juzgado. Siendo así que es esta la última notificación realizada y que por tanto es desde la notificación por edictos y no desde que lo comunica la administración concursal ( 95 LC). Es más, lo que dice este último precepto es que podrán formulas las reclamaciones que tengan por conveniente y no la impugnación por lo que el recurso contra el inventario y la lista es diferente a estas pretendidas reclamaciones. En el presente supuesto se impugna la lista de acreedores y debe , por tanto rechazarse dicha interpretación.

QUINTO: Por otro lado se utiliza la vía del 194.2 LC en lugar de la vía del artículo 197 LC por remisión a los incidentes en los términos del artículo 96.4 de la LC que remiten al trámite del incidente concursal.

El artículo 194.2 LC es también claro ( in claris non fit interpretatio) por cuanto recoge dos supuestos concretos:Que el juez entienda que la cuestión planteada es impertinente y que entienda que la cuestión planteada carece de entidad suficiente. En estos casos procederá recurso de apelación.

No es el caso en el presente supuesto puesto que no se trata de ni de una cuestión impertinente dado que se presenta impugnación de inventario y es el transcurso del tiempo prescriptivo para interponerlo el que se toma en cuenta, ni carece de entidad suficiente. Como mucho podría considerarse que el trámite de darle el curso que corresponda , por entender cualquiera de dichos supuestos, es precisamente el de protesta ( artículo 197 LC ) para su tramitación con la apelación principal y no otro.

SEXTO: Es evidente que la ley lo que quiere ante tan trascendente situación como es la firmeza del informe de la administración concursal que fija definitivamente los créditos y la masa activa es que no quede indeterminada dicha situación y que por ello establece plazos perentorios . El acreedor puede personarse o no pero deberá vigilar sus derechos ante la primera notificación del crédito y mediante la notificación que se realiza por la publicación del concurso en edictos, periódicos y BOE. Permitir una impugnación posterior es hacer la regla general ( 194.2 LC) excepción frente a la regla particular y especial del artículo 96 LC .

En este mismo sentido el Juzgado Mercantil de Granada en resolución de fecha 19 de abril de 2006 que señala: No podemos compartir la tesis de la recurrente que, basándose en una interpretación literal del articulo 197.3 LC , aspira a establecer que la resolución definitiva de un incidente concursal sobre impugnación de la lista de acreedores, promovido en fase común, cuando no recaiga sentencia, esta fuera del ámbito de aplicación del precepto citado, que no olvidemos no impide la apelación, sino que demora su sustanciación, y todo ello sin señalar la razón o motivo que justifique la remisión del articulo 194.2 al 197.1 LC , no realizada en la Ley Concursal para otras apelaciones directas. Tal distinción, entre resoluciones definitivas de incidentes sobre impugnación de la lista de acreedores promovidos en la fase común, no respeta una interpretación lógica y sistemática de los preceptos antes citados, ni la finalidad de fijación estable del pasivo que pretende el legislador con el mandato del art. 197.3 LC , para el inicio de la fase de convenio o liquidación sin paralizar el curso del proceso concursal, sin que tenga sentido establecer las restricciones del ultimo precepto citado solo cuando el incidente concluye por sentencia y no para cuando el incidente termina por otra resolución definitiva, dejando además sin contenido la remisión al apartado 1 del art. 197 de la L.C, del 194.2 del mismo texto legal, por inútil, ya que desde luego no podrá pretenderse la posibilidad de suspensión de las actuaciones en fase de convenio o liquidación, 197.5 LC, precisamente en contra de la celeridad del procedimiento a que se refiere la exposición de motivos de la Ley al contemplar el régimen de recursos. Por ello, hemos de estimar que la remisión al apartado 1 del articulo 197 LC, efectuada por el 194.2 del mismo texto legal, incluye las modificaciones establecidas en el primer precepto citado, en el apartado 3 , para todas las resoluciones definitivas de incidentes concúrsales promovidos en fase común como el de impugnación de la lista de acreedores, aunque solo se refiera literalmente a sentencias definitivas.

Dicha resolución ha sido confirmada por sus propios argumentos por la AP de Granada en Rollo 467/06 en auto de 30 de octubre de 2006 .

SÉPTIMO: Dado que la fecha de publicación en edictos del citado informe de la administración concursal se produce en fecha de 8 de junio de 2006 y que la demanda de impugnación se presenta en fecha de 10 de julio de 2006 queda fuera de plazo y no procede la reposición solicitada.

PARTE DISPOSITIVA

DECIDO NO REPONER LA RESOLUCIÓN RECURRIDA, entregando a la parte testimonio de este auto y del auto recurrido a los efectos de interposición, en su caso, de la queja anunciada.

Lo acuerda y firma el/la MAGISTRADO-JUEZ, doy fe.

EL/LA MAGISTRADO-JUEZ EL/LA SECRETARIO/A