BDB TS 17506/2007
Fecha: 22 de mayo de 2007
Órgano: Tribunal Supremo
Sala: Sala I de lo Civil, Sección 1
Ponente: JUAN ANTONIO XIOL RIOS
Auto: no disponible
Recurso: 723 / 2006
Rollo: 723 / 2006
Resumen:
Recurso de casación contra sentencia resolviendo el recurso de apelación en el que se reproduce la impugnación de la lista de acreedores, respecto de cuya desestimación en el correspondiente incidente concursal se formuló oportuna protesta. Artículo 197 LC. Resolución recurrible en casación por interés casacional, por aplicación de norma de vigencia inferior a cinco años. Se estima la queja.

En la Villa de Madrid, a veintidós de Mayo de dos mil siete.

ANTECEDENTES DE HECHO

1.- En el rollo de apelación nº 847/2005-2ª la Audiencia Provincial de Barcelona (Sección Decimoquinta) dictó Auto, de fecha 22 de mayo de 2006 , declarando no haber lugar a tener por preparado el recurso de casación por la AGENCIA ESTATAL DE LA ADMINISTRACIÓN TRIBUTARIA contra la Sentencia de fecha 13 de abril de 2006 , dictada por dicho Tribunal.

2.- Contra aquel Auto se interpuso recurso de reposición que fue denegado por Auto de fecha 27 de junio de 2006 , habiéndose entregado el testimonio de ambas resoluciones a los efectos del artº. 495 de la Ley de Enjuiciamiento Civil 1/2000, de 7 de enero .

3.- Por el Abogado del Estado, en nombre y representación de la AGENCIA ESTATAL DE LA ADMINISTRACIÓN TRIBUTARIA, se ha interpuesto recurso de queja por entender que cabía el recurso de casación y que debía de haberse tenido por preparado.

4.- Mediante Providencia de fecha 28 de noviembre de 2006 se reclamó de la Audiencia Provincial de Barcelona (Sección Decimoquinta) el rollo de apelación por ser imprescindible para la resolución del presente recurso de queja.

HA SIDO PONENTE EL MAGISTRADO EXCMO. D.Juan Antonio Xiol Ríos

FUNDAMENTOS DE DERECHO

1.- La recurrente en queja se alza contra la resolución de la Audiencia Provincial que denegó la preparación del recurso de casación contra la Sentencia que desestimó el recurso de apelación interpuesto contra el Auto del Juez de Primera Instancia que aprobaba el plan de liquidación en el concurso. Y en dicho recurso se reprodujo la impugnación de la lista de acreedores que en su día fue desestimada en el correspondiente incidente concursal, habiendo formulado la impugnante, ahora recurrente, la oportuna protesta, de manera que el recurso interpuesto no apelaba propiamente el plan de liquidación sino la resolución de las impugnaciones formuladas a la lista de acreedores. La decisión del recurso de queja pasa, ante todo, de la misma manera que se hizo en los Autos de fecha 26 de abril de 2005, recaído en el recurso de queja nº 1293/2004, 17 de mayo de 2005, en recurso de queja 404/2005, 21 de junio de 2005, en recurso de queja 487/2005, 26 de junio de 2005, en recurso de queja 588/2005, y de 31 de enero de 2006, en recurso de queja 1031/2005 , por traer a la vista el régimen jurídico de los recursos extraordinarios al que quedan sometidas las resoluciones dictadas en procedimientos concursales, una vez ha entrado en vigor la Ley 22/2003, de 9 de julio, Concursal .

2.- El artículo 197 LC, en su apartado segundo , dispone que contra las providencias y autos que dicte el juez del concurso sólo cabrá el recurso de reposición, salvo que en la propia Ley se excluya todo recurso o se otorgue otro distinto; el apartado tercero establece que contra los autos resolutorios de recursos de reposición y contra las sentencias dictadas en los incidentes concursales promovidos en la fase común o en la de convenio no cabrá recurso alguno, si bien las partes podrán reproducir la cuestión en la apelación más próxima siempre que hubieran formulado la oportuna protesta; en el apartado cuarto se reserva el recurso de apelación a las sentencias que aprueben el convenio y a las que resuelvan incidentes concursales planteados con posterioridad o durante la fase de liquidación; y, en fin, el sexto dispone que cabrá recurso de casación y extraordinario por infracción procesal contra las sentencias dictadas por las Audiencias relativas a la aprobación o cumplimiento del convenio, a la calificación o conclusión del concurso, o que resuelvan acciones de las comprendidas en las secciones tercera y cuarta, cuyo respectivo ámbito material viene determinado por el art. 183-3º y 4º LC , de acuerdo con los criterios de admisión previstos en la Ley de Enjuiciamiento Civil, salvedad esta última que rectamente debe interpretarse como conformidad con los presupuestos y requisitos de recurribilidad establecidos en ella y con los criterios interpretativos de esta Sala, que han pasado ha formar parte de la normativa de los recursos extraordinarios, en palabras de la Sentencia del Tribunal Constitucional 108/2003, de 2 de junio .

3.- El artículo 197.6 establece, por lo tanto, el régimen de los recursos extraordinarios contra las resoluciones recaídas en procedimientos concursales atendiendo a la clase de resolución y a su materia, marco que se debe integrar, en su caso, con las previsiones contenidas en los apartados tercero y cuarto del mismo artículo 197 , encontrándose inserto en el sistema y régimen de recursos establecido con carácter general en los capítulos IV y V del Título IV del Libro II la LEC 1/2000 y, mientras perviva, en el régimen provisional que establece su Disposición Final Decimosexta . De manera que el examen de su recurribilidad en casación o por la vía del recurso por infracción procesal de las resoluciones dictadas en el concurso exigirá tanto la verificación de la recurribilidad de dicha resolución conforme a lo previsto en el art. 197.6 de la Ley Concursal , cuanto la comprobación de la concurrencia de los presupuestos y requisitos a los que se condiciona el acceso a los recursos extraordinarios en el régimen establecido por la LEC 1/2000, así como la necesaria inclusión de la resolución impugnada en alguno de los supuestos que se contemplan en los tres ordinales del art. 477.2 LEC , lo que impone: a) la necesidad de que se esté ante una resolución dictada por una Audiencia Provincial, lo cual implica, a su vez, la posibilidad de un recurso de apelación del que ésta deba conocer; b) que la resolución sea relativa a alguna de aquellas materias que el legislador de la Ley Concursal ha considerado no sólo trascendentes a los fines del concurso, sino también con autonomía y sustantividad dentro del mismo, bien en la fase común -haciendo aquélla posible por permitir el recurso de apelación autónomo-, bien en las fases posteriores, abierta la liquidación o acordada la reapertura del concurso, cuales son la aprobación o cumplimiento del convenio, la calificación o conclusión del concurso o las que constituyen el objeto de las acciones comprendidas en las secciones tercera y cuarta; y c) que se de alguno de los presupuestos que abren el acceso a la casación -y, por ende, al recurso extraordinario por infracción procesal, durante la vigencia del régimen provisional previsto en la Disposición Final Decimosexta de la LEC 2000, conforme a lo establecido en su apartado primero - previstos en el apartado segundo del art. 477 LEC 2000 , para cuya constatación debe estarse a los criterios exegéticos establecidos por esta Sala en torno al carácter diferenciado y excluyente de los cauces de acceso a la casación, prestando particular atención a si el procedimiento fue seguido por razón de la materia o por razón de la cuantía litigiosa, en la medida en que de ello depende cuál deba ser el cauce de acceso a la casación y, consiguientemente, cuáles los presupuestos y requisitos que deben cumplir los escritos de preparación e interposición de los recursos.

4.- Lo que se acaba de decir debe, sin embargo, ser objeto de precisión para despejar cualquier equívoco en la interpretación de los criterios expuestos. La alusión a la autonomía y sustantividad como rasgos definitorios de las materias a las que el legislador de la Ley Concursal ha reservado el acceso a los recursos extraordinarios debe entenderse en el sentido de ser opuestos al carácter incidental con que configura otras cuestiones en el seno del concurso. Esos rasgos, empero, no se descubren por el hecho de que la Ley haya previsto la posibilidad expresa de que las resoluciones que se dictan sobre aquellas materias sean recurridas en apelación sin tener que esperar a la apelación más próxima, mediando la correspondiente y oportuna protesta. Lo que permite el acceso a los recurso extraordinarios es la conjunción de dos circunstancias: la primera, que sea posible una sentencia dictada por la Audiencia Provincial, lo que, habida cuenta del régimen de competencia objetiva y funcional de los órganos jurisdiccionales civiles establecido en nuestro ordenamiento, requiere la previsión de un recurso de apelación contra una resolución de un Juez de lo Mercantil; y la segunda, que verse sobre alguna de las materias que se enumeran en el apartado sexto del artículo 197 LC . Debe retenerse, además, que la posibilidad de recurso de apelación se da, en el régimen de esta Ley, bien porque el legislador haya establecido expresamente este recurso contra los autos resolutorios de los recursos de reposición y las sentencias dictadas en incidentes concursales promovidos en la fase común o en la de convenio, bien porque se interponga contra las sentencias que aprueben el convenio, en el que podrán reproducirse las cuestiones objeto de los incidentes promovidos durante la fase común o la de convenio que no tengan específicamente prevista la posibilidad de recurso de apelación, y siempre que medie la correspondiente y oportuna protesta frente a la resolución que les pone término, o contra las que resuelvan incidentes concursales promovidos con posterioridad o en la fase de liquidación. El acceso a los recursos extraordinarios no queda limitado, pues, a las sentencias dictadas en recursos de apelación "autónomos", entendidos éstos como los que, por estar expresamente previstos, son posibles durante la sustanciación de la fase común o de convenio del concurso, sino que también alcanza a las sentencias que, en la apelación más próxima, resuelvan las cuestiones suscitadas y resueltas en los incidentes promovidos durante las indicadas fases, respecto de las cuales los afectados por ellas hayan formulado la protesta en el plazo de cinco días a contar desde la notificación de la resolución. Lo contrario, reducir el acceso a los recursos extraordinarios a las sentencias dictadas en recursos de apelación que, por estar expresamente previstos, hayan sido interpuestos en incidentes promovidos durante la fase común y de concurso, además de ser una interpretación que no se compadece bien con la letra de la ley, no se ajusta tampoco a su espíritu desde el momento en que limita significativamente el alcance de la previsión de recurribilidad en casación y mediante el recurso extraordinario por infracción procesal de las sentencias que resuelvan las acciones comprendidas en las secciones tercera y cuarta -cuya concreción ha de hacerse a la vista de lo establecido en el artículo 183, 3º y 4º LC -, toda vez que la Ley no contiene previsión específica de recurso de apelación ni en el incidente sobre anulación de actos del deudor concursado (artículo 40.7 ), ni en el que versa sobre las acciones de reintegración y separación (artículos 72.3 y 80.2 ), ni en el relativo a la oposición a la solicitud de resolución de contratos vigentes con obligaciones recíprocas (artículo 61.2 ), ni en el incidente sobre la resolución de contratos por incumplimiento, ni en el relativo a cuestiones sobre reconocimiento de créditos (artículo 86.1 ), ni, en fin, en el incidente sobre impugnación del inventario o la lista de acreedores (artículo 96.4 ), de manera que las resoluciones que ponen término a tales incidentes no son susceptibles de ser recurridas en apelación por sí mismas por imperativo de lo dispuesto en el artículo 197.3 LC , salvo que tales incidentes se hubieran promovido o resuelto después de la decisión sobre la aprobación del convenio, en fase de liquidación o habiéndose producido la reapertura del concurso, según los casos (argumento ex art. 197.4 LC ).

5.- Los criterios que se acaban de exponer permiten afirmar desde ahora la recurribilidad de la resolución objeto de impugnación. Se trata de una Sentencia recaída en el recurso de apelación interpuesto contra el auto de apertura de la fase de liquidación, en el cual se reprodujo la impugnación de la lista de acreedores promovida en su día en la fase común del concurso de conformidad con lo dispuesto en el artículo 96.1 LC , por disentir la impugnante, aquí recurrente, de la clasificación jurídica de los créditos de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria . La sentencia dictada en el incidente concursal que tuvo por objeto dicha impugnación no era susceptible de ser recurrida en apelación, pues el artículo 96.4 no contiene previsión expresa al efecto, por lo que quedaba afectada por la regla general establecida en el artículo 197.3 LC , de manera que el interesado debía reproducir nuevamente la cuestión con motivo de la apelación más próxima, que fue la del Auto de apertura de la fase de liquidación siempre y cuando hubiese formulado la correspondiente y oportuna protesta. Siendo así, tratándose de una sentencia dictada por una Audiencia Provincial que resuelve sobre el ejercicio de una acción -la de impugnación de la lista de acreedores- comprendida en la sección cuarta del concurso, el acceso a los recurso extraordinarios se encuentra expedito por virtud de lo dispuesto en el artículo 197.6 LC , siendo procedente tener por preparado el recurso de casación siempre que cumpla con los presupuestos y requisitos que se derivan de los artículos 477.2 y 3 y 479 de la LEC, y que en el caso examinado se contraen a la existencia de interés casacional, manifestado en alguna de las modalidades previstas en el apartado tercero del art. 477 LEC , y a su debida justificación, toda vez que la resolución de cuya casación se trata ha sido dictada en un procedimiento tramitado por razón de su materia, debiéndose cumplir las demás previsiones contenidas en el artículo 479.4 de la ley procesal. Tales presupuestos y requisitos deben considerarse satisfechos en el presente caso, pues la recurrente funda el interés casacional en la aplicación de una norma -la ley 22/2003, de 9 de julio, Concursal, en concreto de su artículo 91.2 y 4 , que se citan como infringidos en el escrito de preparación del recurso de casación- cuya vigencia no supera cinco años, y sin que exista jurisprudencia sobre la misma o sobre otra de igual o similar contenido.

6.- Procede, en consecuencia, estimar el recurso de queja y revocar la decisión adoptada en el Auto de la Sección Decimoquinta de la Audiencia Provincial de Barcelona objeto de la queja, dejándola sin efecto, teniéndose por preparado el recurso de casación contra la sentencia dictada con fecha 13 de abril de 2006 .

LA SALA ACUERDA

ESTIMAR EL RECURSO DE QUEJA interpuesto por el Abogado del Estado, en nombre y representación de la AGENCIA ESTATAL DE LA ADMINISTRACIÓN TRIBUTARIA contra el Auto de fecha 22 de mayo de 2006 , que se deja sin efecto, por el que la Audiencia Provincial de Barcelona (Sección 15ª), denegó tener por preparado el recurso de casación contra sentencia de 13 de abril de 2006 , debiendo ponerse esta resolución en conocimiento de la referida Audiencia.

Así lo acuerdan, mandan y firman los Excmos. Sres. Magistrados indicados al margen, de lo que com Secretario, certifico.