BDB AP Pontevedra 38471/2002
Fecha: 15 de noviembre de 2002
Órgano: Audiencia Provincial de Pontevedra
Sala: Sala de lo Civil-Penal, Sección 5
Ponente: JUAN M. LOJO ALLER
Sentencia: 420 / 2002
Recurso: no disponible
Rollo: 313 / 2001
Resumen:
Apelación frente a sentencia de divorcio que se revoca. El Tribunal Supremo declara que los convenios pactados entre los cónyuges para regular situaciones de crisis matrimonial son válidos aunque no hayan sido objeto de homologación judicial, siempre que no se aprecie intención por las partes de que el convenio fuera condicionado a dicha homologación.
Tesauro:
Civil: Derecho Civil: Derecho de la Persona: Derecho de Familia: Matrimonio y Régimen Matrimonial: Convenio Regulador

LA SECCIÓN QUINTA DE LA AUDIENCIA PROVINCIAL DE PONTEVEDRA CON SEDE EN VIGO, constituida por los Ilmos. Sres. Magistrados D. JUAN M. LOJO ALLER, D. JOSÉ FERRER GONZÁLEZ, DÑA. INMACULADA DE MARTÍN VELÁZQUEZ, han pronunciado EN NOMBRE DEL REY la siguiente: SENTENCIA NUM. 420/02

En Vigo (PONTEVEDRA ), a quince de Noviembre de dos mil dos.

La Sección 5 de la Iltma. Audiencia Provincial de PONTEVEDRA, con sede en Vigo, ha visto en grado de apelación, los autos de FAMILIA. DIVORCIO CONTENCIOSO 1298/2000 del JDO. PRIMERA INSTANCIA N. 5 de VIGO seguido entre partes, de una como apelante- demandado, M.S.B.L., representada por el Procurador Sr. Cornejo González, y de otra, como apelado- demandante, J.E.T.M., representado por la procuradora Sra. López de Castro, y siendo parte el Ministerio Fiscal.

Antecedentes de Hecho

PRIMERO.- Seguido el juicio por sus trámites legales ante el JDO. PRIMERA INSTANCIA N. 5 de VIGO, por el mismo se dictó sentencia con fecha 28 de junio de dos mil uno, cuyo fallo textualmente dice: "Que debo declarar y declaro la disolución por el divorcio del matrimonio contraído por D. J.E.T.M. Y Dª M.S.B.L. el día 3 de septiembre de 1.983 y que consta inscrito en el Tomo 16-U, página 72 de la Sección 2ª del Registro Civil de Vigo, con todos los efectos legales que dicha declaración conlleva.

Los hijos del matrimonio quedarán bajo la guarda y custodia de la madre, pudiendo el padre visitarlos y tenerlos en su compañía fines de semana alternos desde el viernes a la salida del colegio y hasta el domingo a las 20,30 horas, así como la mitad de las vacaciones escolares de Navidad y verano eligiendo los periodos la madre en los años pares y el padre en los impares. En las vacaciones de Semana Santa los hijos estarán con su padre en los años impares y la madre en los pares.

En concepto de alimentos para los hijos D. J.E.T.M., abonará a Dª M.S.B.L. la cantidad de 30.000 ptas mensuales pagaderas por meses adelantados y dentro de los 5 primeros días de cada mes; dicha cantidad será actualizada anualmente conforme a las variaciones que experimente el IPC.

Se atribuye a la esposa el uso y disfrute del domicilio conyugal con todo el mobiliario y ajuar afecto al mismo.

Ambas partes abonarán por mitad los gastos extraordinarios de los hijos.

No ha lugar a fijar pensión compensatoria a la esposa.

No se hace expresa imposición de costas. Firme esta resolución comuníquese de oficio al Registro Civil de Vigo.".

SEGUNDO.- Notificada dicha resolución a las partes, por M.S.B.L. se interpuso recurso de apelación, alegando cuanto estimó pertinente, que fue admitido en ambos efectos, dándose traslado del mismo a la parte contraria, la cual presentó escrito de oposición a dicho recurso, el cual se unió a autos. Posteriormente se remitieron los mismos a este Tribunal, señalándose para llevar a efecto la deliberación del mismo el pasado día 15 de noviembre, en que ha tenido lugar lo acordado.

TERCERO.- En la tramitación de este procedimiento se han observado las prescripciones legales.

Visto, siendo Ponente el Iltmo. Sr. D. JUAN M. LOJO ALLER, quien expresa el parecer de la Sala.

Fundamentos de Derecho

Se aceptan los de la sentencia apelada, salvo el particular que se expondrá, de su fundamento 3°.

PRIMERO.- La sentencia del TS de 15 de Febrero de 2002 declara que los convenios pactados entre los cónyuges para regular situaciones de crisis matrimonial son válidos aunque no hayan sido objeto de homologación judicial, siempre que no se aprecie intención por las partes de que el convenio fuera condicionado a dicha homologación.

Concretamente en el fundamento cuarto de esta resolución del TS se expone, que no supone supeditación de la validez o eficacia del convenio a la sanción judicial, el hecho de que se haga referencia en dicho documento a que los cónyuges hayan decidido separarse por mutuo acuerdo si no se menciona para nada la " separación judicial".

Pues bien, en el caso que nos ocupa los cónyuges, hoy litigantes ante Notario y con fecha 19 de Noviembre de 1.997, otorgan escritura de Convenio Regulador (folios 13 al 17 ) en el que figura en el número IV de su exposición que han llegado a un acuerdo en cuanto a su separación y efectos que de ella derivan y " han decidido iniciar su procedimiento separatorio por la vía consensual, prevista por la Disposición Adicional Sexta de la Ley 30/81 de 7 de julio".

Ha de tenerse en cuenta que la sentencia dictada en primera instancia en el presente procedimiento de divorcio (ver fundamento 3°, folios 253 y 254 ) no atribuyó eficacia jurídica al citado convenio, sino que fija la pensión de alimentos de los dos hijos del matrimonio analizando los ingresos de su padre, el actor D. J.E.T.M.; al convenio simplemente se alude.

SEGUNDO.- Los ingresos mensuales, acreditados del esposo D. J.E.T.M. los cuantificamos en 187.034 pesetas en el año que se inició este procedimiento, el 2000.

Partimos para llegar a esta suma, de que según el Certificado de Retenciones " correspondiente al IRPF del 2000 (folio 121), tuvo unas retenciones de 144.463 pesetas sobre un integro 2.208.882 pesetas; es decir, en principio, ese año sus ingresos efectivos fueron de 2.064.419 pesetas.

Pero sumada esta cantidad a las 180.000 pesetas anuales, que suponen unas dietas mensuales de 15.000 pesetas, (ver en su integridad, y especialmente el contenido "entre paréntesis" del documento obrante al folio 193) lo percibido por el Sr. T. ha sido, en el año 2000, la cantidad de 2.244.419 pesetas; o lo que es lo mismo, 187.034 pesetas mensuales.

Sin embargo, consta en la documentación aportada, que el referido señor está abonando un préstamo hipotecario con unas amortizaciones mensuales en torno a las 48.000 pesetas (folios 114 al 116); es decir, para su mantenimiento propio cuenta con 139.034 pesetas mensuales.

La esposa demandada Sra. B.L., tiene unos ingresos mensuales de 80.039 pesetas (ver folio 37); ella es la encargada de la custodia de dos hijos del matrimonio de 16 y 17 años, con todo lo que esto implica de atención personal y gastos de mantenimiento.

Los gastos mensuales escolares de uno de los hijos, A., importan ya 15.000 pesetas (folio 173 ); la otra hija, I., según reconoció en confesión su padre el Sr. T. (folios 188 y 189 ), va a iniciar estudios de Turismo, en el próximo curso.

Con todos estos datos probatorios expuestos, la cantidad de 30.000 pesetas mensuales que la sentencia de primer grado fijó para alimentos de los dos hijos referidos a cargo de su padre, es realmente exigua. Por lo que admitiendo (como lo hacen ambas partes litigantes ) que el Sr. T. tiene a su cargo una nueva hija extramatrimonial, nacida el 1 de Enero de 2000 (folios 57, 135, 267 y 276 ) todo ello nos lleva a fijar la pensión mensual para los dos hijos, A. e I., en 40.000 pesetas; pagaderas como establece la sentencia apelada, por meses adelantados, dentro de los cinco primeros días, y que debe ser actualizadas anualmente conforme a las variaciones del IPC.

TERCERO.- La pensión compensatoria que solicitó reconvencionalmente la demandada y hoy apelante, Dª M.S.B.L., en cuantía de 15.000 pesetas mensuales no puede prosperar y ser acogida ya que ambos esposos por capitulaciones matrimoniales de fecha 2 de marzo de 1995 (folio 9 al 12 ) viven desde ese año y mes, bajo el régimen de separación absoluta de bienes, de acuerdo con el C. Civil, y esto conlleva (artículo 1437 del C.Civil ) independencia económica de ingresos y de gestión patrimonial.

Por otra parte, al marido D. J.E.T.M., dados sus ingresos mensuales netos, que ya hemos analizado, le resultaría prácticamente imposible el efectuar el abono de cantidad compensatoria alguna.

CUARTO.- Procede en virtud de todos los razonamientos que hemos expuesto a lo largo de la presente resolución, estimar en parte el recurso de apelación interpuesto por la representación procesal de Dª M.S.B.L., revocando parcialmente la sentencia dictada en primer grado; en el sentido de incrementar a 40.000 pesetas mensuales la suma que D. J.E.T.M., debe abonarle en concepto de alimentos de los hijos de ambos. Manteniendo el resto de los pronunciamientos que contiene dicha resolución, y sin hacer especial imposición de las costas de la presente alzada, dado el criterio reiterado que venimos sosteniendo de no imponer las costas, salvo supuestos excepcionales, en procedimientos que versen sobre crisis matrimoniales.

En atención a todo lo expuesto y en el ejercicio de la potestad jurisdiccional que la Constitución Española nos confiere,

Fallo

Que estimando en parte el recurso de apelación interpuesto por la representación procesal de Dña. M.S.B.L., revocando parcialmente la sentencia dictada en primer grado; en el sentido de incrementar a 40.000 pesetas mensuales la suma que D. J.E.T.M. debe abonarle en concepto de alimentos de los hijos de ambos. Manteniendo el resto de los pronunciamientos que contiene dicha resolución, y sin hacer especial imposición de las costas de la presente alzada.

Notifíquese esta sentencia a las partes en la forma establecida en el artículo 248.4 de la Ley Orgánica del Poder Judicial.

Con testimonio de esta resolución, devuélvanse las actuaciones al Juzgado de procedencia por quien se acusará recibo.

Así, por esta nuestra Sentencia, de la que se llevará certificación al rollo de Sala n° 313/01 lo pronunciamos, mandamos y firmamos.