BDB AP Valladolid 4906/2004
Fecha: 16 de abril de 2004
Órgano: Audiencia Provincial de Valladolid
Sala: Sala de lo Civil, Sección 1
Ponente: JOSE RAMON ALONSO MAÑERO PARDAL
Sentencia: 134 / 2004
Recurso: 74 / 2004
Rollo: 74 / 2004
Resumen:
Separación matrimonial. Es motivo del recurso, que la sentencia de instancia no se pronuncie sobre la reclamación atinente al derecho de uso que pretende la esposa respecto al chalet. Obligación de los Tribunales de pronunciarse, imperativamente, en los procesos de familia respecto al uso y atribución de la vivienda, se está refiriendo a la "vivienda familiar", que es aquélla a la que el matrimonio y sus hijos, durante su convivencia y hasta la ruptura de la unidad familiar, convierten por voluntad propia en su residencia personal y familiar y sede física de sus actividades sociales y económicas, quedando al margen de dicha obligación de pronunciamiento el resto de propiedades.

En VALLADOLID, a dieciséis de Abril de dos mil cuatro.

VISTOS por esta Sección Primera de la Ilma. Audiencia Provincial de Valladolid, en grado de apelación, los autos de juicio matrimonial nº 1041/2002 del Juzgado de 1ª Instancia nº 3 de Valladolid, seguido entre partes, de una como demandante-apelante Dª Elisa , mayor de edad y con domicilio en Valladolid, que ha estado representado por el procurador D. Julio Cesar Samaniego Molpeceres, bajo la dirección de la abogada Dª Rosa Mª Gil López, y como demandado-apelante D. Juan María , mayor de edad y con domicilio en Valladolid, representado por la procuradora Dª Mª Pía Ortiz Sanz y defendido por el abogado D. Juan M. García Gallardo; sobre separación contenciosa.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO.- Se aceptan los antecedentes de hecho de la resolución recurrida.

SEGUNDO.- Seguido el litigio en cuestión por sus trámites legales ante el Juzgado de Primera Instancia de referencia, con fecha 31.7.2003, se dictó sentencia cuyo fallo dice así: Estimando parcialmente la demanda principal deducida por la representación procesal de Elisa y parcialmente la demanda reconvencional deducida por la representación procesal de Juan María acuerdo la separación de los indicados esposos, sin hacer especial pronunciamiento sobre las costas causadas.

Comuníquese esta sentencia al Registro Civil en que conste la inscripción del matrimonio de los sujetos del pleito.

Igualmente ACUERDO lo siguiente:

1º.- Confirmar las establecidas en auto de fecha 18-6-02 con las siguientes matizaciones:

a).- Se cuantifica la pensión alimenticia de la hija con cargo al progenitor no custodio en 1200 €/mes.

b) No se hace declaración alguna respecto a los alimentos del hijo mayor de edad.

c) No procede reconocimiento de pensión compensatoria.

TERCERO.- Notificada a las partes la referida sentencia, por las representaciones de ambas partes se preparó recurso de apelación, que fueron interpuestos dentro del término legal alegando lo que estimó oportuno. Por cada parte se presentó escrito de oposición al recurso interpuesto de contrario. Recibidos los autos en este Tribunal y personadas las partes, se denegó la prueba solicitada por las partes y se señaló para deliberación, votación y fallo el día quince de abril, en que ha tenido lugar lo acordado.

Vistos, siendo ponente el Ilmo. D. JOSE RAMON ALONSO MAÑERO PARDAL.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO.- Dictada sentencia en los autos de separación matrimonial número 1.041/2.002, seguidos ante el Juzgado de Primera Instancia número Tres de esta Ciudad, se interpone recurso de apelación contra dicha resolución tanto por la actora, Dª Elisa , como por el demandado-reconviniente, D. Juan María , interesando ambos en sus respectivos escritos de impugnación la parcial revocación de la resolución dictada en la instancia, ya que sus discrepancias con la indicada resolución se refieren tan solo a alguno de los pronunciamientos efectuados por la Juez "a quo" en relación con las habitualmente denominadas medidas "periféricas" inherentes al pronunciamiento principal de nulidad, separación o divorcio del matrimonio.

SEGUNDO.- Debe señalarse por esta Sala, como cuestión preliminar, que desde la fecha en que fue dictada la sentencia recurrida -31 de julio de 2.003-, hasta el momento presente en que se resuelven los recursos de apelación interpuestos por Dª Elisa y D. Juan María , se ha producido un hecho trascendente y determinante cual es que la hija de los litigantes, Estefanía , ha alcanzado la mayoría de edad. Como consecuencia de esta circunstancia meramente fáctica sobrevenida no procede ya efectuar pronunciamiento alguno respecto de ciertas cuestiones suscitadas en los recursos de apelación y determinadas por esa situación de menor edad de Estefanía , hoy superada. Es por ello que nada puede indicarse ya respecto a la atribución de la guarda y custodia de Estefanía en favor de su madre, pronunciamiento impugnado por D. Juan María , ni tampoco respecto a la petición de Dª Elisa de que le fuera atribuida en exclusiva la facultad de ejercicio de la patria potestad sobre su hija con facultades de representación, ni por supuesto cabe plantear ahora si las decisiones adoptadas en su momento sobre estas concretas cuestiones fueron o no correctamente decididas por la Juez de Instancia, pues el debate sobre dichas cuestiones carece de sentido en el momento presente, en el que debe resolverse la controversia en atención a las circunstancias fácticas concurrentes.

TERCERO.- Precisado lo anterior debe examinarse, en primer lugar, el recurso de apelación de la actora, sra. Elisa , quien, hecha la salvedad que antecede, ciñe sus discrepancias con la resolución recurrida a la desestimación de su pretensión de establecimiento de una pensión compensatoria en su favor, a la falta de pronunciamiento por la Juez de Instancia respecto a la determinación del uso de la vivienda-chalet que el matrimonio posee en la Urbanización "El Montico" en las proximidades de Valladolid, y al quantum en que se fijan los alimentos que D. Juan María debe abonar a la actora en concepto de alimentos para su hija Estefanía , una vez que alcanzada la mayoría de edad, esta continua conviviendo con la actora de quien aún depende económicamente. Así y por lo que se refiere al primero de los motivos de recurso indicados, esto es, la denegación del derecho de la actora al reconocimiento de una pensión compensatoria a su favor a cargo de D. Juan María , esta Sala no puede sino hacer suyo el acertado análisis que sobre la referida cuestión efectúa la Juez de Instancia, evitando reiteraciones innecesarias. Cabe indicar al respecto, y en todo caso, que la función de la pensión compensatoria no es propiamente la de equilibrar los ingresos de uno y otro cónyuge tras la ruptura matrimonial, sino tan solo la de evitar en lo posible el desequilibrio que la ruptura produzca en un cónyuge en relación con la posición del otro, que implique un empeoramiento en su situación anterior en el matrimonio -artículo 97 del Código Civil-, circunstancia que no se da cuando, como aquí acontece, ambos litigantes ejercen por su cuenta profesiones liberales -abogada ella y economista él-, por las que perciben sus ingresos independientemente, al igual que lo hacían ya con anterioridad a contraer matrimonio, de tal manera que la ruptura matrimonial no produce en ninguno de ellos "desequilibrio en relación con la posición del otro en el matrimonio" en los términos del artículo 97 del Código Civil, sino tan solo una lógica pérdida de capacidad adquisitiva en ambos, determinada por la imposibilidad de sumar los ingresos de uno y otro. Es por ello que entiende esta Sala, como lo indicaba la Juez de Instancia, que no concurren en el caso presente los presupuestos de hecho determinantes del reconocimiento del derecho a pensión compensatoria a favor de Dª Elisa .

CUARTO.- Reprocha la actora a la resolución recurrida, como otro motivo de recurso, que no se pronuncie sobre su reclamación atinente al derecho de uso que pretende Dª Elisa respecto al chalet existente en la Urbanización "El Montico". En este sentido considera esta Sala, en contra de lo que indica la recurrente, que salvo la alegación del carácter o naturaleza no ganancial del chalet, que es improcedente en este proceso, acierta la Juez de Instancia cuando no se pronuncia sobre el pretendido derecho de uso, pues se olvida con dicha pretensión que cuando el texto legal sustantivo establece la obligación de los Tribunales de pronunciarse, imperativamente, en los procesos de familia respecto al uso y atribución de la vivienda, se está refiriendo a la "vivienda familiar", que es aquélla a la que el matrimonio y sus hijos, durante su convivencia y hasta la ruptura de la unidad familiar, convierten por voluntad propia en su residencia personal y familiar y sede física de sus actividades sociales y económicas, quedando al margen de dicha obligación de pronunciamiento el resto de propiedades inmobiliarias de los cónyuges, las cuales tras la ruptura y desaparecidos los vínculos de solidaridad, quedarán sometidas a los principios generales que favorecen y propician la liquidación de condominios, y en su caso a los acuerdos que respecto a su uso y disfrute alcanzasen los cónyuges, pues la función económica y social que debe cumplir el patrimonio familiar únicamente puede concebirse desde el presupuesto de la convivencia, y resulta evidente que esa necesidad de imponderable pronunciamiento en el procedimiento matrimonial no puede predicarse respecto del uso y disfrute de una vivienda de mero recreo para la temporada de verano, como acontece con el indicado chalet del "Montico".

QUINTO.- El motivo de impugnación que resta por examinar de los articulados por la sra. Elisa es el relativo al concreto montante fijado en concepto de alimentos a favor de su hija Estefanía y a cargo del sr. Juan María . Esta cuestión ha sido también objeto de expresa impugnación por el esposo, lo que permite examinar de forma conjunta ambas impugnaciones, ya que en definitiva la sra. Elisa reclama el incremento de la pensión alimenticia a la cantidad de 2.000 € mensuales, mientras que el sr. Juan María reclama su reducción, por ese solo concepto alimenticio, a la cantidad de 500 € al mes. La resolución recurrida establece una cantidad que asciende a la de por sí ya elevada suma de 1.200 € mensuales. Entiende esta Sala que, sin embargo, y pese a que la cantidad fijada excede de las pensiones alimenticias que habitualmente se manejan en los tribunales, la decisión de la Juez de Instancia, incrementado sensiblemente la cantidad que en principio fijó en el auto de medidas provisionales, se corresponde con la situación fáctica que se acredita en los autos, en relación con el más que notable nivel de vida desarrollado por la familia durante la etapa de feliz convivencia, que se justifica en el elevado índice de ingresos que la suma de rendimientos derivados de las actividades profesionales de los cónyuges han permitido tanto en lo que se refiere a la actora como al demandado reconviniente.

En íntima relación con el tema alimenticio y circunscribiéndonos ya solo al recurso de apelación interpuesto por el sr. Juan María , interesa este de esta Sala la concreción del concepto "gastos sanitarios médicos no cubiertos por seguro así como los educacionales y de ocio de carácter extraordinario que genere la menor" establecidos a cargo del padre. Esta petición no puede ser atendida en la forma en que se articula por el apelante, pues con independencia de que gramaticalmente con el término "extraordinario" se hace referencia o alusión a lo que "no es normal u ordinario" o "además de lo ordinario o habitual", resulta imposible elaborar una tabla o catálogo de posibles gastos educacionales o de ocio que excedan de lo habitual, siendo el lógico sentido común el que determina en cada caso y en atención a las circunstancias concurrentes lo que debe entenderse por habitual o extraordinario o excepcional, tanto en el ámbito educacional como en el puramente relativo al ocio.

SEXTO.- Impugna el apelante la decisión de la Juez de Instancia de no acordar cantidad alguna a cargo de la sr. Elisa en concepto de alimentos del hijo mayor del matrimonio, mayor de edad al tiempo de interposición de la demanda y que convive con D. Juan María . Entiende esta Sala, al margen de los motivos por los que fuera adoptada dicha pensión alimenticia en el auto de medidas provisionales, que el establecimiento de dicha pensión alimenticia al tiempo de dictarse la sentencia de separación, que es el caso, tratándose de un hijo mayor de edad al tiempo de iniciarse el procedimiento matrimonial sí es posible merced a la facultad del artículo 93 del Código Civil, pero también que, tal y como entiende la Juzgadora, solamente es procedente su determinación si así hubiera sido interesado por el cónyuge con el que convive dicho hijo, pues la obligación "ex oficio" de pronunciarse el juzgador respecto a los alimentos de hijos se produce en el supuesto de hijos menores de edad, o que lo fueren al tiempo de iniciarse el procedimiento matrimonial de que se trata, pero no cuando siendo el hijo mayor de edad ya al tiempo de iniciarse la separación no se articula petición expresa al respecto por aquél de los cónyuges con el que el hijo convive.

SEPTIMO.- Finalmente resta por examinar la última de las cuestione suscitadas por el sr. Juan María , quien discrepa de la decisión de atribuir el uso y disfrute de la vivienda familiar o domicilio conyugal a la sra. Elisa , reclamándolo para él mismo y su hijo Cesar , y en su caso su hija Estefanía . El recurso no puede prosperar y la decisión adoptada en la instancia debe mantenerse. Entiende esta Sala que aunque en el momento presente Estefanía , hija menor del matrimonio, es ya mayor de edad, la situación que se plantea por esta sola circunstancia no es de absoluta igualdad entre los litigantes, como pretende y sostiene D. Juan María , ya que el hecho de que en tiempo muy reciente haya sobrevenido la situación de mayoría de edad de Estefanía , dato este que obviamente se conocía al tiempo de dictarse la sentencia objeto de recurso, no supone sin más que el interés representado por Dª Elisa y su hija Estefanía no sea el interés más necesitado de protección, pues así se entendió al dictarse la sentencia en la primera instancia en el mes de julio pasado, sin que las restantes circunstancias fácticas se hayan modificado en forma alguna, siendo en el momento actual, como lo era entonces, desigual el poder adquisitivo de uno y otro cónyuge e igualmente desigual la potestad de generar recursos de ambos. Es por ello que considera esta Sala debe mantenerse la decisión adoptada en la instancia.

OCTAVO.- No concurren méritos para efectuar expresa condena en las costas procesales causadas en esta segunda instancia. Arts. 394 y 398 de la L.E.C.

Vistos los preceptos citados y demás de aplicación,

FALLAMOS

Que debemos confirmar y confirmamos la sentencia dictada por el Juzgado de Primera Instancia número Tres de Valladolid, en los autos de juicio de separación matrimonial número 1.041/2.003, sin que proceda efectuar expresa condena en las costas procesales causadas en esta apelación.

Así, por esta nuestra Sentencia, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

PUBLICACION.- Seguidamente ha sido leída y publicada la anterior sentencia por el Ilmo. Sr. Magistrado Ponente que se indica en la misma, estando constituida en audiencia pública esta Sección Primera de la Ilma. Audiencia Provincial de Valladolid, lo que como Secretario certifico.