BDB TS 11489/2010
Fecha: 25 de mayo de 2010
Órgano: Tribunal Supremo
Sala: Sala I de lo Civil, Sección 1
Ponente: ANTONIO SALAS CARCELLER
Auto: no disponible
Recurso: 200 / 2010
Rollo: 200 / 2010
Resumen:
Concurso voluntario. La competencia territorial se declara validamente a elección del deudor solicitante del concurso, en el lugar donde tenga el centro de intereses o de su domicilio si esté no coincidiese con aquel.

En la Villa de Madrid, a veinticinco de Mayo de dos mil diez.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO .- Con fecha 15 de Mayo de 2.009 se presentó en el Decanato de los Juzgados de Guadalajara solicitud de Concurso Voluntario por parte de D. Bernabe , con domicilio en CALLE000 , nº NUM000 , de la localidad de Almadrones (Guadalajara).

SEGUNDO .- Turnado el asunto al Juzgado de Primera Instancia nº Cuatro Guadalajara, que lo registró con el nº 1213/2009, mediante Providencia de 28 de Julio de 2009 se acordó oír a la parte solicitante y al Ministerio Fiscal sobre la posible falta de competencia territorial, al desprenderse de la documentación aportada que el deudor tenía el centro de sus intereses en Zaragoza. Tras informe favorable del Ministerio Fiscal, mediante Auto de fecha de 29 de Octubre de 2009 , se declaró la incompetencia territorial de los Juzgados de Guadalajara y se remitieron las actuaciones al Juzgado decano la localidad de Zaragoza.

TERCERO .- Recibidas las actuaciones en el Decanato de los Juzgados de Zaragoza, y turnado el asunto al Juzgado de lo Mercantil nº 2 de Zaragoza, el cual las registró con el nº 436/2009 , dicho Juzgado dictó Auto en fecha 12 de Enero de 2010 planteando conflicto negativo de competencia territorial ante esta Sala.

CUARTO .- Remitidas las actuaciones a esta Sala, que las registró con el nº 200/2010 , nombrado ponente el que lo es en este trámite y pasadas aquéllas para informe al Ministerio Fiscal, éste ha dictaminado en fecha 29 de Abril de 2010 que estima procedente resolver la presente cuestión de competencia, remitiendo los autos al Juzgado de Primera Instancia nº Cuatro de Guadalajara.

HA SIDO PONENTE EL MAGISTRADO EXCMO. D. Antonio Salas Carceller

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO - La presente cuestión de competencia territorial se plantea entre el Juzgado de Primera Instancia nº Cuatro de Guadalajara y el Juzgado de lo Mercantil número Dos de Zaragoza, en relación a una solicitud de CONCURSO VOLUNTARIO. La cuestión que se plantea ante esta Sala consiste en decidir si la competencia territorial para declarar el concurso por solicitud de un deudor persona física, por tanto concurso voluntario, corresponde al Juzgado en cuyo territorio o demarcación tiene el centro de sus intereses principales o si por el contrario ha de ser competente el Juzgado donde tiene su domicilio el deudor, que es el partido judicial en el que inicialmente se planteó la demanda.

SEGUNDO.- Pues bien, discrepando del criterio manifestado por Ministerio Fiscal, la competencia territorial corresponde al Juzgado de lo Mercantil nº Dos de Zaragoza por las razones que se exponen a continuación. Ante todo hay que decir, como ya se pronunció el Auto de esta Sala de fecha 1 de marzo de 2007 , que la "competencia territorial", para abrir un concurso principal, se regula en el artículo 10.1 de la Ley Concursal 22/2003 de 9 de Julio , que determina que "la competencia para declarar y tramitar el concurso corresponde al Juez de lo mercantil en cuyo territorio tenga el deudor el centro de sus intereses principales".

Pero además, junto a este fuero principal, el Art. 10.1 establece un fuero electivo al añadir a la regla general de competencia territorial que " Si el deudor tuviese además en España su domicilio y el lugar de éste no coincidiese con el centro de sus intereses principales, será también competente, a elección del acreedor solicitante, el juez de lo mercantil en cuyo territorio radique aquel.". Dicho supuesto es el que concurre en el caso que nos ocupa, sin embargo la cuestión discutida radica en dilucidar si dicho fuero electivo constituye una potestad otorgada al acreedor exclusivamente, y en consecuencia solo ejercitable en el supuesto del concurso necesario, o si dicha facultad también puede ser atribuible al deudor en el supuesto del concurso voluntario, al no existir acreedor instante del concurso. Tras un estudio pormenorizado y sistemático de las normas reguladoras de la competencia territorial en materia concursal, puede concluirse que el espíritu y finalidad de la norma competencial es el de facilitar a acreedores, en general a terceros, el conocimiento de la existencia de un procedimiento judicial de concurso del deudor , de manera que dicha facilidad será garantizada si el concurso se tramita en el partido judicial correspondiente al lugar en el que radique el centro de los intereses principales del deudor, en éste supuesto el Juzgado de lo Mercantil nº 2 de Zaragoza, ya que en otro caso, y admitiendo la aplicación analógica de la norma competencial al supuesto del concurso voluntario, de manera que éste pudiera optar por el lugar de su domicilio cuando éste fuera diferente al del centro de sus intereses principales, supondría que el procedimiento concursal se tramitara en lugar que pudiera ser no conocido por acreedores, en la medida en que en dicho lugar no se han centrado las operaciones mercantiles, comerciales u de otro orden entre el deudor y terceros, cuando lo que se pretende a través del conjunto de la legislación concursal es facilitar el conocimiento y acceso de acreedores al procedimiento judicial, a los efectos de garantizar la efectividad de sus créditos frente a la masa concursal.

Por otro lado, al tratarse éste de un fuero imperativo, criterio mantenido por esta Sala (ATS: 14-05-2002), el artículo 58 de la Ley de Enjuiciamiento Civil obliga al examen de oficio de la competencia territorial, cuando venga fijada por reglas imperativas "inmediatamente", después de presentada la demanda y el art 10.5, de la Ley Concursal señala: que el Juez examinara de oficio su competencia y determinara si se basa en el apartado primero o en el apartado tercero de este articulo.

Pues bien, de todo lo dicho se desprende que en el presente caso será Juzgado competente el del lugar en el que tenga el deudor el centro de sus intereses principales, radicando éste en Zaragoza, conforme a la documentación aportada por el solicitante, en aras de garantizar el conocimiento y acceso de acreedores y terceros al procedimiento concursal, tal y como se ha expuesto anteriormente.

TERCERO.- De conformidad con lo previsto en el artículo 67.1 de la Ley de Enjuiciamiento Civil 1/2000 de 7 de Enero , frente a los autos que resuelvan sobre la competencia territorial no cabe recurso alguno.

LA SALA ACUERDA

1º.- DECLARAR QUE LA COMPETENCIA TERRITORIAL para conocer del asunto corresponde al JUZGADO DE LO MERCANTIL Nº SEGUNDO DE ZARAGOZA.

2º.- Remitir las actuaciones a dicho Juzgado.

3º.- Y comunicar este auto mediante certificación literal al Juzgado de Primera Instancia nº Cuatro de Guadalajara.

Contra la presente resolución no cabe recurso alguno.

Así lo acuerdan, mandan y firman los Excmos. Sres. Magistrados indicados al margen, de lo que como Secretario, certifico.